El punto de no retorno

El punto de no retorno es un término que a todos, mas o menos, nos suena. En aviación, es ese momento del despegue en el que en determinado punto de la pista, el piloto debe decidir si aborta la maniobra o sigue adelante con todas sus consecuencias. También es el punto en el que, por causas de combustible, ya no puede volver a su punto de origen y debe continuar hasta su destino, o encontrar cualquier otro.

España ha llegado a su punto de no retorno. Los indicadores así nos lo dicen. El último, la Encuesta de Población Activa (EPA), nos dice (oficialmente) que el paro ha llegado al 15,33% sin contar los ERTEs. La intervención del mercado laboral disfraza el desastre y retrasa las reformas empresariales obligatorias para afrontar la catástrofe. Las luces rojas están todas encendidas.

En 2006 muchos indicadores nos avisaban de lo que, inevitablemente, iba a pasar. Viviamos en una burbuja inmobiliaria insostenible y se anunciaba una crisis que muchos no creyeron. Lo que sucedió después, muchos lo recordamos. Algunos tomamos medidas, como yo mismo, y nos acusaron de catastrofistas, agogeros, etc. 

Ahora muchos siguen pensando que exageramos o que esto no será tan malo. Incluso hay quien dice que no estamos tan mal como en 2008. Pues estamos peor y lo que viene es la mayor crisis económica que hayamos vivido los que estamos en edad de trabajar. Probablemente la más intensa que nunca veremos.

Toma decisiones estratégicas, no tácticas y no hagas caso a la hipotética recuperación rápida o meriendas parecidas. Que sea una oportunidad o no, dependerá de ti y de nadie más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.