Bulos y Covid-19

Nos enfrentamos a tiempos duros, y ya sabemos que uno de sus efectos colaterales será la “infodemia” o aparición sistemática de rumores e informaciones de todo tipo

“Si puedes contener la respiración hasta que el punto rojo se mueva de A a B, estás libre de COVID 19 en este momento”. Este mensaje acompaña a un vídeo que se reenvía por Whatsapp y que, quizá, usted lector ha recibido. De ser el caso, posiblemente haya detectado que esto es un bulo y, simplemente, lo haya eliminado o ignorado. De lo contrario, se habrá encontrado conteniendo la respiración durante unos 25 segundos “por si acaso”.

La mayoría de los bulos nos animan a consumir sustancias relacionadas con los remedios caseros clásicos contra la gripe, como por ejemplo tomar Vitamina C, ajo, miel, o inhalar vapor de agua. Otros bulos son no ponerse cremas hidratantes a las que se podría pegar “el bicho”; hacer gárgaras con antisépticos, desinfectantes o antibacterianos; tomar antimaláricos, como la cloroquina e hidroxicloroquina; irrigar la zona nasal con soluciones alcalinas o aplicar a esta zona aire caliente con un secador. Todo ello, tal como ya habrán adivinado, de lo más científico (sic).

Nos enfrentamos a tiempos duros, y ya sabemos que uno de sus efectos colaterales será la “infodemia” o aparición sistemática de rumores e informaciones de todo tipo sobre cómo llevar de la mejor manera posible esta segunda (o tercera) ola. Si queréis una pequeña ayuda, podéis agregar a vuestro Whatsapp el móvil +1 727 291260. Se trata de un “bot” de la IFCN– International Fact-Checking Network– que verifica noticias falsas sobre la COVID-19. Simplemente empezad la conversación con un “Hola”… y preguntarle lo que queráis. Es un robot, pero más fiable que muchas personas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.