Turismo

Durante años el país ibérico ha sido la segunda potencia turística, justo por detrás de Francia, en número de visitantes. Haciendo referencia a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, en 2019, España consiguió batir su propio récord en número de llegadas y gasto de extranjeros con un total aproximado de 83,7 millones de turistas y un gasto de 92.278 millones. Sin embargo, la pandemia del coronavirus declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha generado una catástrofe sanitaria, social y económica jamás vista en las últimas décadas.

Este verano de 2020 será un año muy diferente para este sector que estará sujeto a la evolución de la crisis sanitaria y a la apertura de los hoteles y residencias turísticas, así como al uso de los espacios públicos con condiciones para mantener el distanciamiento. Entre algunos de los retos surgidos por las restricciones, el sector turístico se plantea pontenciar el turismo nacional como algo vital para que España pueda reactivar su economía.